Agroalimentario

Mejorar los ciclos y rendimientos agrícolas mediante productos a base de cal y dolomía.

El aporte de calcio y magnesio es fundamental tanto para el crecimiento de los cultivos como para la alimentación animal. El encalado incrementa la fertilidad mineral de los suelos ácidos.

Los cultivos necesitan un pH determinado para crecer de forma óptima. Las lluvias y en la actualidad, la explotación intensiva de los campos provoca una acidificación del terreno. Es necesario corregir el pH del suelo para mantener su rendimiento a o largo de los diferentes ciclos y campañas agrícolas, para lo cual se han diseñado diversos productos base cal y dolomía calcinada.

Calcinor dispone del producto específico AGROCAL SP® que facilita su aplicación, extendido y asimilación por los cultivos.

En la ganadería se utiliza la cal como higienizante para controlar las infecciones y reducir la propagación de patógenos así como para el acondicionamiento del estiércol y purines.

También el óxido de calcio es utilizado en la elaboración de los denominados  jabones cálcicos que complementan la alimentación de los animales.