Alimentación Animal

Mejora la calidad y la dureza de la cáscara del huevo y facilita la trituración de granos y semillas.

El carbonato cálcico micronizado se emplea como aditivo alimentario en piensos animales.

En el caso de las aves, se consigue una mejora en la calidad del huevo y de la dureza de su cáscara.

El óxido cálcico en granulometría muy fina y de alta reactividad, se emplea en la elaboración de jabones cálcicos posteriormente destinados al sector de la alimentación animal. La fabricación de los jabones cálcicos se produce por reacción entre la grasa líquida, el agua presente y el óxido cálcico, obteniéndose como resultado un producto final seco y esponjoso. Estos jabones se comercializan posteriormente, bien en bloques sólidos, bien granulados y a la vez mezclados con el pienso. De esta última manera, el animal asimila conjuntamente, tanto el pienso, como los ácidos grasos necesarios para su crecimiento saludable.