Ganadería

Recomendado para la higienización, prevención o tratamiento de numerosas enfermedades en ganadería.

El uso de hidróxido cálcico en las camas y rediles tiene un poder higienizante reduciendo el número de patógenos y virus. De fácil aplicación y extendido es recomendada para la prevención o tratamiento de numerosas enfermedades.

El efecto higienizante se debe tanto por el elevado pH del producto, como por la capacidad de los óxidos para aumentar la temperatura durante su aplicación, consiguiendo un secado y una desinfección rápida y eficaz. También se emplean en los establos, a modo de pintura, con el mismo fin desinfectante.

Las propiedades aportadas por la cal y sus derivados pueden aprovecharse también en el tratamiento del estiércol generado en las explotaciones ganaderas. Elimina los patógenos que pueda contener y mantiene los nutrientes y su biodisponibilidad, mejora su manejabilidad y disminuye el olor que genera, permitiendo su almacenamiento a largo plazo.

Existen diferentes métodos de uso y dosificaciones recomendadas para cada caso en las que Calcinor puede asesorarle. En el caso de limpieza de establos y rediles, si el producto cálcico debe estar en contacto con los animales se utilizará hidróxido cálcico.