Pintura

Doble función que combina el acabado estético y la protección de la superficie sobre la que se aplica.

El carbonato Cálcico Precipitado (PCC) desempeña una función determinante en la mejora de las formulaciones de pinturas.

Las primeras pinturas o recubrimientos se obtenían mezclando pigmentos naturales con aceites vegetales o animales y su aplicación estaba destinada principalmente hacia fines más decorativos. El desarrollo continuo de la tecnología e investigación en nuevos materiales (resinas, aditivos, solventes o el mismo PCC) ha hecho posible que las pinturas se conviertan en un elemento protector ineludible.

La gama de productos ofrecida por Calcinor aporta las siguientes ventajas al sector de las pinturas:

La inclusión de CALPREC PA® o Carbonato Cálcico Precipitado (PCC) en la formulación de sus pinturas le aporta opacidad y blancura. Además, gracias a su especial microestructura, favorece la disgregación de las partículas de dióxido de titanio, permitiendo que éstas queden espaciadas y ordenadas entre sí a una distancia óptima y, por tanto, obteniendo así un rendimiento mejorado del mismo. Dicho de otro modo, CALPREC PA® es usado como exténder de TiO2, y por tanto permite reducir el consumo de este último obteniendo los mismos resultados, a la vez que un ahorro significativo en los costes de fabricación. CALPREC PA® permite ser utilizado tanto en sistemas base agua como solvente.